Internacionales - BRASIL

Miércoles 07 de Abril de 2021 - 16:32 hs

Los especialistas definieron la situación como un "Fukushima biológico"

Mientras Bolsonaro se empecina en no aplicar un confinamiento nacional, los expertos indican que el país "es un reactor nuclear que ha desencadenado una reacción en cadena y está fuera de control".

Actualizado: Miércoles 07 de Abril de 2021 - 17:09 hs

La pandemia en Brasil no da respiro. Este martes, el país vecino, superó por primera vez la trágica cifra de 4.000 muertes por Covid-19 en 24 horas. El avance descontrolado de la pandemia es descrito por los expertos como un "Fukushima biológico".

Miguel Nicolelis, neurocientífico brasileño, advirtió a la agencia Reuters que el país "es un reactor nuclear que ha desencadenado una reacción en cadena y está fuera de control. Es un Fukushima biológico". 

El país registra un promedio de muertes de 2.775 en los últimos siete días, lo que supone un aumento de un 22 % frente a la media de hace dos semanas. Los expertos, además, calculan una tendencia al alza. Según Nicolelis, con el avance de la enfermedad y la llegada del invierno, Brasil va camino de alcanzar las 500.000 muertes en mayo o junio.

Brasil y un nuevo récord por coronavirus en las últimas 24 horas

Desde el comienzo de la pandemia, el país ya ha superado los 13 millones de contagios y registrado 337.364 decesos, lo que le convierte en el segundo país con mayor número de fallecidos en el mundo, solo por detrás de EE.UU., donde más de 555.000 personas perdieron la vida. 

El especialista, que asesoró a varios gobernadores y alcaldes sobre el control de la pandemia, explica que mientras en Brasil la curva va en aumento, en EE.UU. hay un número constante de fallecidos diarios. "Es muy grande la posibilidad de sobrepasar a EEUU desde el punto de vista de muertos diarios, pero todo nos lleva a pensar que es posible que le sobrepasamos también en el número total de muertos", afirmó. 

Estadistas y analistas relacionan el rápido aumento de muertes y contagios en el país con la nueva variante P.1, que surgió en enero en Manaos, en el estado de Amazonas, y que además de ser mucho más contagiosa afecta más a los jóvenes. Según la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), de enero a marzo, hubo un aumento de casos de un 565,08 % entre las personas de 30 a 39 años, mientras que en la franja de 40 a 49 años, el salto fue de un 626 %. 

"Nuestros riesgos son gigantes y el mundo descubrió que Brasil es una bomba de relojería, un laboratorio a cielo abierto con 100.000 casos diarios, un número explosivo de mutaciones y cuantas más mutaciones más posibilidades de nuevas variantes y algunas de ellas, evidentemente, van a ser más peligrosas", afirmó. 

Mientras, la campaña de vacunación, objeto de muchas críticas por su lentitud, ha ido avanzando en los últimos días y 20 millones de personas, de 212 millones de habitantes, ha recibido la primera dosis, lo que representa un 9,8 % de la población.

Brasil tiene hospitales colapsados y más de 3500 muertos por día

Por su parte, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a reiterar este miércoles que los brasileños "no pueden quedarse en casa". Sin mascarilla, el presidente dejó claro que no implementará un confinamiento a nivel nacional, aconsejado por los expertos para frenar el virus, y defendió la apertura de los templos y las iglesias. 

Esta tarde está previsto que los once jueces del Supremo Tribunal Federal decidan si prohíben o no las celebraciones religiosas, después de que uno de los magistrados desatase el fin de semana pasado una polémica pasado al autorizarlas. 

Fuente: NA-LT10

Seguí leyendo

Producto de las restricciones que elevó el gobierno nacional, la Liga Profesional reprogramó los partidos restantes de la 10ª fecha, ya que no puede haber compromisos que arranque después de las 18 en el AMBA

Cambió la hora del partido entre Colón y Godoy Cruz