Basquet - Básquet

Jueves 28 de Mayo de 2020 - 16:38 hs

Gastón Siero recordó del emotivo ascenso de Unión al TNA

El escolta cordobés rememoró aquel arribo de 2013, donde tuvo un rol importante para llevar al Tate a la máxima divisional de ascenso

Actualizado: Jueves 28 de Mayo de 2020 - 16:42 hs

Gastón Sieiro tenía un gran desafío. Sabía que llegaba a un club con pretensiones y tenía que adaptarse a un básquet diferente que se jugaba en esta región del país. El escolta que fue clave en el ascenso de Unión al TNA.

“Yo había jugado y ascendido con Hernán (Tettamanti) en San Martín (Marcos Juárez) y un poco él me insistió sobre la posibilidad de jugar juntos. Solamente me había enfrentado a Memo (Rodríguez), al resto no lo conocía. Para mí representaba un lindo desafío de ganar cosas con un club tan grande como Unión”.

Hernán Tettamanti recordó el emotivo ascenso de Unión al TNA

ás adelante reconoció que “me costó adaptarme al equipo, a mi rol, todo llevó su tiempo pero creo que con el correr de la temporada lo hice. Tuvimos momentos malos y buenos pero me parece que un quiebre fue antes de jugar contra Santa Rita, que nos juntamos, nos dijimos cosas y todos coincidimos en ir por el ascenso”.

Aquella serie contra Barrio Parque dejó varias anécdotas, entre ellas una particular: “Juan (Siemienczuk) me preguntó cosas de ellos y una por ejemplo que le dije fue que dejemos tirar a Rivata que no tiene efectividad. En el primer partido nos mató a triples, Juan me miraba y yo le decía que era su noche. Afortunadamente así fue porque en el resto no convirtió más”.

Ese triple de Memo Rodríguez que sirvió para igualar la serie final lo vivió de una manera especial el cordobés. Al respecto destacó que “yo estaba en el banco, cuando Kelly metió los dos pensé, como la gran mayoría, que estaba todo perdido. Pero al seguir esa parábola y ver la conversión imaginate, como todos, nos volvimos locos. Esa felicidad duró hasta llegar al vestuario, porque a mí me gusta ganar siempre y sabíamos que todavía quedaba un paso”.

 

Y aquel 29 de mayo, Sieiro tuvo un rol vital en un momento donde el equipo no encontraba respuestas. En este sentido dijo que “me halaga si mis compañeros hablaron bien de mí, de que pude aparecer en un momento importante. Yo siempre quiero ganar y si es necesario resignar minutos, tiros, lo hago. No venía jugando bien y había compañeros que estaban mejor. Cuando terminó ese partido corrí a la tribuna a abrazar a mi papá, a mi hermano y le di mi camiseta. Fue un hermoso momento que me regaló la carrera”.

Actualmente en Club Bell de Bell Ville, Sieiro pasó por Regatas Uruguay, Parque Sur (ascendió a la Liga Argentina) (dos procesos) y Central Entrerriano. “Salir campeón de un país no es poca cosa. Ese equipo de Unión lo logró, con sacrificio, obstáculos, sobreponiéndose a muchas adversidades pero demostrando el hambre de gloria para conseguir ese objetivo”.

En la parte final, Sieiro destacó que “cuando podemos siempre nos juntamos y va la mayoría. Eso habla de la amistad que perduró con los años, los recuerdos son muy lindos y por ahí en esta época difícil afloran mucho más. Lo que hizo ese Unión es algo que particularmente voy a guardar para toda la vida”.

Fuente: Diez en Deportes